L.C.D.A.

abril 8, 2008

Hay que inculcar valores a nuestros hijos

Filed under: Desvaríos — tale0 @ 7:35 pm

 Liebe zum Vaterland

Sobre los tejados del campo de concentración de Dachau en Baviera los prisioneros podían leer la siguiente inscripción en enormes caracteres: 

Es gibt einen Weg zu Freiheit. Seine Meilensteine heissen: Gehorsam, Ehrlichkeit, Sauberkeit, Nüchternheit, Fleiss, Ordnung, Opfersinn, Wahrhaftigkeit, Liebe zum Vaterland.

Que puede traducirse por:

“Hay un camino a la libertad, Su nombre es: Obediencia, Honestidad, Pulcritud, Sobriedad, Diligencia, Orden, Autosacrificio, Sinceridad y Amor a la Patria”

Sobre todo de esto último que no falte. Toneladas de Liebe zum Vaterland.

abril 1, 2008

De paseo

Filed under: General — tale0 @ 6:14 pm

Sant Antoni

 
   

Todas las grandes ciudades tienen algún lugar así y la mía también.

 

 

El Mercat de Sant Antoni es uno de los grandes mercados tradicionales de Barcelona. Un enorme edificio más que centenario alberga un mercado de puestos de alimentación rodeado por pequeños establecimientos de ropa y complementos.

  

Sería un mercado como los demás, salvo que los domingos por la mañana ocurre algo especial.

  

Cuando el gol de Zarra era una primicia

 

Los domingos por la mañana el reloj y el calendario se detienen en el mercado y dan un salto de varias décadas hacia atrás. En todo el perímetro exterior se instalan puestos temporales donde se venden todo tipo artículos relacionados con la industria editorial: Libros, postales, pósteres, películas, discos. Nuevos y viejos. Sobre todo viejos. O mejor dicho, objetos sin tiempo. Artículos que han conseguido dejar de envejecer y que simplemente son.

  

Albumes del paleolítico. Alguno estaba por casa

 

Pasear un domingo por la mañana por el mercado es reencontrarse con todas esas revistas, esos libros, esas fotos que alguna vez fueron tuyos, o de tu familia, o tal vez de algún amigo. Como si de alguna manera hubieras pactado con una antigua amistad un lugar y un momento donde podrías volver a encontrarte y descubres que está cumpliendo su parte del pacto.

   

Corrillos de cambio de cromos

 

Las calles adyacentes se llenan asimismo de corrillos espontáneos y organizados por la tradición. Niños con colecciones de cromos anhelantes de conseguir el preciado ejemplar con el que acabar el álbum. Padres pertrechados de listas y lápiz en mano, transformados en agentes cambiarios aficionados de fin semana, estableciendo la logística. Asegurando que las transacciones se realicen correctamente. Que nada se olvide.

  

El uso de los libros

 

No es un lugar donde abunden los turistas, ni al que se deba ir a buscar algo concreto. Tal vez sólo a mirar, o a aprovechar un domingo por la mañana.

   

 

O a que alguno de esos objetos te encuentre a ti.

Blog de WordPress.com.