L.C.D.A.

noviembre 27, 2007

Los extraños efectos de la ingesta de especia

Filed under: Desvaríos — tale0 @ 6:25 am

¿Zarco?    ¡Sí!
Anuncios

noviembre 19, 2007

Centenario de Hergé

Filed under: General — tale0 @ 6:45 pm

TINTIN 
 

 

 

 

Siempre me gustaron los libros de Tintín y no sabría decir exactamente por qué.

Tal vez tuviera algo que ver el hecho de que durante unos años la casa de mis padres estaba en el mismo bloque de casas donde estaba la editorial. Así es que de niño pasé muchas horas viendo desde la ventana del comedor como salían las hornadas de las nuevas ediciones de la imprenta.

Y seguramente eso tenía algo que ver con el hecho de que puntualmente nos regalaran a mí o a mi hermano cada primera edición coincidiendo con algún cumpleaños. Primeras ediciones que sé que hoy en día valdrían una fortuna y que se perdieron en el posterior caos del crecimiento y los traslados.

Me gusta su trazo fácil. Sus personajes nítidos. En un libro de tintín todo esta super bien dibujado. Un malvado es un malvado sin lugar a dudas. Los coches son coches con todos los mandos y botones y hasta el mínimo detalle del tapacubos está donde debe estar. Un cohete es un cohete con todo el lujo de sus detalles, y hasta es capaz de llevarnos a la luna.

Me gusta también el colorido. En los libros de Tintín los cielos son azules, los prados son del verde exacto y el whisky del Capitán es de perfecto color whisky. Una vez oí que Hergé tuvo un idilio con su colorista, lo cual es algo si no perfectamente comprensible, hasta se podría decir que obligatorio.

Porque otra cosa que tenían los libros de Tintín era la capacidad de hacerte viajar a sitios remotos, a lugares mágicos en una época en que no se habían inventado aún los viajes de aventura y la gente lo más que te contaba era que habían ido a visitar a sus parientes del pueblo. Bastantes años después he tenido la suerte de poder visitar algunos de los escenarios que aparecían en las historias de Tintín y siempre me sorprendió la sensación de dejà vu, de visitar un sitio que en cierta forma ya había visto.

Poca cosa más se puede decir de Tintín. Porque Tintín es neutro. No es de izquierdas ni es de derechas. Ni se le conocen novias ni novios y lo más parecido a una pareja es su inseparable Milú. No opina. No bebe. No fuma. No se queja. Es sin lugar a dudas el perfecto compañero de viaje.

Tal vez porque éste es el año de centenario del nacimiento del autor volví a conseguir toda la colección y he descubierto en la relectura que parecía que sólo había pasado un instante. Será porque de pequeño había leído y releído decenas de veces todos los libros hasta ser capaz de recitar los diálogos de carrerilla y retener montones de detalles en la memoria.

Siempre me gustaron esos libros.

 

 

 

noviembre 13, 2007

Las Suertes

Filed under: Rabia — tale0 @ 5:26 am

Cómo me gustaría tener la sensibilidad suficiente.

Cómo me gustaría no tener un espíritu tan envilecido y brutal. Dejar de ser un alma incapaz de cegarse viendo los gritos del sufrimiento y escuchando el chorrear de la sangre. Y creer ver lo que interpreto como si fuera arte.

Como me gustaría saber establecer una frontera que me uniera a mis semejantes mucho más allá de mis horizontes. Sintiendo iguales a mí tal vez a todos los mamíferos, o incluso a todos los vertebrados. O ¿por qué no? como hacen los budistas, a cualquier especie viva compartiendo con nosotros el planeta.

Como me gustaría ser como otros muchos, un espíritu puro, bondadoso, capaz de elevarse y desde ese plano darme cuenta que lo que creía un espectáculo realmente me descalificaba como ser humano, o tal vez incluso tratar de abolir esas liturgias bárbaras a las que soy incapaz de renunciar.

 

Cómo me gustaría ser una persona sensible.

 


“La verdad es grande y prevalecerá si no se impide la libre argumentación y el debate, los errores dejan de ser peligrosos cuando se permite contradecirlos libremente.”     Thomas Jefferson

 

Blog de WordPress.com.