L.C.D.A.

agosto 19, 2008

The player of games

Filed under: General — tale0 @ 3:37 am

APOSTAR

Nunca quise acertar las apuestas por el mero hecho de ganar el premio. Porque el premio estaba en la apuesta misma.

Apostar no es querer ganar o perder. Es simplemente elegir.

Imaginar todos los futuros posibles. O al menos algunos. Y elegir uno.

Mirar de frente al azar y decirle “yo sé más que tú”. De todos los futuros que tienes pensados, sólo éste será. Te guste o no.

Saberse de alguna forma tramposo, como si hubieras podido mirar por encima del hombro del destino y visto sus cartas. Saber que no las podrá cambiar antes de hacer un envite.

Una apuesta se ha de anclar en el presente. Formalizarla de alguna forma. El resto no es una apuesta. Es sólo una palabra al aire, sustentada en la nada. Un recuerdo de lo que tal vez pensé. Un signo en la arena a la espera de a su ola.

Apostar es creerse ganador. Al menos hasta que las cartas se descubren sobre el tapete.

Me gustaría saber dónde escribe el azar las apuestas que hace respecto a nosotros.

 

 

Al fin y al cabo sólo de nosotros depende que él las gane o las pierda.

agosto 10, 2008

esa manía de cambiarle el nombre a todo

Filed under: Desvaríos — tale0 @ 9:36 am

JUEGOS

De acuerdo, se llama Beijing
pero a mí me gustaba más cuando se llamaba Pekín.
(me gustaba más como de aquí a Pekín)

agosto 4, 2008

Contrato

Filed under: Desvaríos — tale0 @ 8:43 pm

LOS TERMINOS DE TU CONTRATO

…/… 

TITULO V  – VIGENCIA

Si scrutinia de quibus in numeris septuagesimo secundo, tertio et quarto memoratae Constitutionis incassum reciderint, habeatur unus dies orationi, reflexioni et dialogo dicatus ; in subsequentibus vero suffragationibus, servato ordine in numero septuagesimo quarto eiusdem Constitutionis statuto, vocem passivam habebunt tantummodo duo nomina quae in superiore scrutinio maiorem numerum suffragiorum obtinuerunt, nec recedatur a ratione ut etiam in his suffragationibus maioritas qualificata suffragiorum Cardinalium praesentium ad validitatem electionis requiratur. In his autem suffragationibus, duo Cardinales qui vocem passivam habent, voce activa carent.

TITULO VI  – LIMITES

los límites que tendrás son los que tú te quieras fijar

…/…

Blog de WordPress.com.