L.C.D.A.

febrero 24, 2009

Caducidad

Filed under: Desvaríos — tale0 @ 4:04 pm

yogur

Cuando yo era niño los yogures no caducaban.

He recordado esto al encontrar escondido en un rincón de mi frigorífico uno de esos yogures superviviente de aquella época.

Y que, evidentemente, aún no ha caducado.

No ha caducado pero en cambio se ha transformado.

Es sorprendente la cantidad de diferentes derivados en que puede transformarse la leche. Nata, crema, yogur, kéfir, mantequilla, helados, innumerables variedades de quesos, y hasta se diría que más allá de eso las nubes, los dientes, los huesos, las estrellas del cielo y tal vez hasta la nieve y la niebla fueran hechas con algún tipo de  elaboración láctea.

Observando el yogur encontrado en el fondo de mi nevera diría que ha atravesado por todos esos posibles estados.

No sé si debería abrirlo y examinarlo más de cerca o por el contrario limitarme a observar a través del cristal del tarro. Si dejarlo de nuevo en su rincón del fondo de la nevera durante cuarenta nuevos años. Bañado en un sueño frío, interrumpido por el brillo esperado que acompaña a cada apertura de la puerta de la nevera.

Lo he decidido. Es un producto de otro tiempo y de otra lógica. Así lo atestiguan sus compañeros de refrigerio. Siempre estresados, pendientes de la llegada de su fecha de caducidad para ser consumidos.

Se quedará de nuevo en el fondo de la nevera durmiendo la espera de la llegada de su fecha de caducidad.

Una fecha que nunca existó.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.